domingo, 11 de mayo de 2014

domingo, 6 de abril de 2014

Dogma central
















  Desde el siglo xix, los biólogos se empenaron en descubrir donde dentro de la celula estaba guardado el material genetico.

Mendel través de un experimento con semillas de dos distintos colores dijo que el material genético estaba ordenado.
Luego Flemming dijo que las células podían pasar a través de distintos ciclos Mitosis y meiosis de las células) y que probablemente el material genético está en el núcleo.

   Pero fue Griffith en 1928  quien comenzo dando el primer paso dándose cuenta de que  podía transformar genéticamente células vivas por conclusiones obtenidas de un experimento en el cual bacterias virulentas muertas podían hacer que bacterías del mismo tipo no virulentas se transformen a bacterias virulentas. A esta sustancia que pudo transformar las bacterias no virulentas a virulentas le llamó “Principio transformante”.



   En 1944 tres científicos  Avery, MacLeod y MacCarthy siguieron intentando de descifrar a qué correspondía eso que Griffith llamó principio transformante. Lo lograron con un experimento en el cual pusieron enzimas destructoras de ARN, proteínas y ADN a las bacterias virulentas muertas por calor y se mezclaron con bacterias no virulentas y observaron que a las bacterias virulentas muertas que les pusieron una enzima destructora de ADN  no hicieron transformar las bacterias no virulentas a diferencia de las demás, concluyendo así que el ADN es “la sustancia” portadora de genes.


Luego de que muchos scientificos no estuvieran de acuerdo con las recientes concluciones Hershey y Chase, un matrimonio de científicos hicieron otro experimento para comprobar que el ADN era el portador del material genético. Experimentaron con un bacteriófago llamado virus T2 el cual infecta a la bacteria E. Coli. Al marcar el ADN de este virus con isótopos radioactivos de fósforo P-32 y a las proteínas de este virus con isótopos radioactivos de azufre (S-35). Al observar que los virus de la progenie contenían isótopo P-32 concluyeron nuevamente que el ADN era el que portaba la información genética.


   En 1953 Watson y Crick se dedicaron a examinar todos los datos existentes del ADN y unificarlos. Gracias a  la técnica de difracción de rayos X  pudieron tener fotografías del ADN.
 Las fotografías  mostraban patrones que reflejaban los giros de una hélice gigante .Crick obtuvo estasfotografías que al verlas se le ocurrió cómo estaba dispuesto el ADN, que es una doble hélice, entrelazada y sumamente larga.


En 1957 Mathew Meselson y Franklin Stahl hicieron un experimento en el que se demostro que la replicacion del ADN era semi-conservativa.Esta  es aquella en que la cadena de dos filamentos en hélice del ADN se replica de forma que cada una de las dos cadenas de ADN formadas consisten en un filamento proveniente de la hélice original y un filamento nuevo sintetizado, confirmando las teorías de Watson y Crick. 
   Cinco años más tarde Crick a partir de todos estos aportes durante más de un siglo publicó un artículo llamado "el dogma central"  en la revista Nature, el  cual involucra esencialmente la duplicación del ADN que es semiconservativa, la transcripción de la información contenida en el ADN en forma de ARNm y la traducción de esta información del ARN a la proteína para recién llevar a cabo una función celular específica. 

 Ética sobre la manipulación genética:


 Los experimentos genéticos demuestran que la calidad nutritiva de los alimentos transgénicos es formidablemente más alta, pero no se ha podido demostrar que estas alteraciones sean inofensivas para el ser humano. Sus efectos son desconocidos ya que se trata de especies nuevas, no creadas naturalmente sino inventadas por el hombre.


   Al poder crearse plantas capaces de vivir en zonas que son inhabitables por ejemplo zonas desérticas, el equilibrio ecológico puede verse afectado: se ha demostrado que al introducir nuevas especies en ambientes que les son desconocidos, trae como consecuencia problemas en el ecosistema. Siesque éstas fueran adaptables, podrían propagarse y convertirse en una plaga que destruiría plantas nativas, pues lucharían por los recursos para su sobre vivencia, también los animales que llegaran a alimentarse de estas plantas se verían en dificultades.


   Otro problema es que hoy día por la manipulación genética se puede conseguir en unos pocos meses lo que la naturaleza hubiera tardado siglos o milenios en producir como lo son las nuevas especies animales. Yendo en contra de los principios naturales.


ADN timeline

jueves, 7 de noviembre de 2013

jueves, 22 de agosto de 2013